Cálculo del impuesto de donacionesPara saber el importe que hemos de pagar al realizar una donación, es decir el impuesto de donaciones y sucesiones.

 

Hay que considerar una serie de circunstancias, a través de las diferentes etapas del cálculo del impuesto, a continuación os lo explicamos:

¿Cuándo debo de pagar el impuesto de donaciones?

Al adquirir bienes y derechos por donación u otro negocio jurídico a título gratuito intervivos. Es decir, al recibir bienes o derechos de forma gratuita mediante donación o cualquier otra forma jurídica que no implique el nacimiento de una deuda entre las partes, se considerará objeto de ser gravado por el impuesto de donaciones y sucesiones (ISD).

¿Quién ha de pagar el impuesto de donaciones?

El donatario o aquella persona favorecida por la donación, así como la que perciba la indemnización de un seguro de vida (a excepción del tomador).

La obligación de hacer frente a este impuesto recae sobre los contribuyentes con vivienda habitual en España, independientemente de donde provengan los bienes percibidos a modo de donación.

¿Cuál es la base imponible del impuesto de donaciones?

La base imponible del impuesto de donaciones, o lo que es lo mismo la cuantificación del hecho imponible será el incremento patrimonial resultante de la transmisión lucrativa, es decir el valor de los bienes y derechos, tras deducir las cargas y deudas deducibles.

¿Cuál es la base liquidable del impuesto de donaciones?

Es el resultado de minorar de la base imponible las deducciones establecidas por la Ley.

¿Cuánto se ha de pagar de impuesto de donaciones?

El importe que hemos de pagar o cuota íntegra se obtiene aplicando a la base liquidable la tarifa progresiva correspondiente.

El gravamen de donaciones ha de ser presentado en un plazo máximo de 30 días, en la oficina correspondiente al territorio en el que el donatario resida de forma habitual.

Esta es la base para entender el proceso de liquidación del impuesto de donaciones, sin embargo existen diferentes complejidades y excepciones (como deducciones y bonificaciones).

Por lo que se recomienda contar con un asesor fiscal experto en este tipo de trámites, que conozca todo tipo de singularidades fiscales y que pueda conseguir una reducción notable en el importe a abonar finalmente como consecuencia de las donaciones.