Claves para empresarios sobre el ISD

El impuesto de sucesiones se ha convertido en una problemática que provoca quebraderos de cabeza entre los contribuyentes, especialmente, entre aquellos empresarios de pequeñas y medianas empresas que han invertido todos sus ahorros en propiedades inmobiliarias.

 

En la mayoría de estos casos implica deshacerse de una propiedad para poder hacer frente al pago del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones (ISD).

No cabe duda de que este gravamen es uno de los más polémicos, no sólo por lo que cuesta afrontarlo, sino también por las diferencias abismales que existen entre territorios. Esto se da porque las diferentes Comunidades Autónomas tienen competencia para establecer el impuesto que grave el ISD según consideren.

Como esta situación suele ser muy común, explicaremos la casuística que se suele dar cuando persona física posee varios inmuebles a título personal y se ve gravado por el impuesto de sucesiones.

La opción más recurrida para reducir el coste del impuesto es la de figurar como empresario, de forma que se pueda afectar los inmuebles a la actividad económica de arrendamiento. Al estar los bienes inmuebles sujetos a una actividad de arrendamiento el empresario tendrá la posibilidad de beneficiarse de una reducción del ISD.

Para verse beneficiado por esta rebaja (en la que el coste fiscal prácticamente desaparece), han de cumplirse los siguientes aspectos: la actividad económica debe ser desempeñada por el propietario y sus rendimientos han de suponer la principal fuente de ingresos del empresario.

En cualquier caso, es imprescindible contar con un asesor de herencias como Marc Bernat para no pagar más de lo debido a la hora de hacer frente al Impuesto de Sucesiones y Donaciones, dentro de las posibilidades de cada caso