Las Comunidades Autónomas y el Impuesto de SucesionesEl impuesto de sucesiones es el gravamen que más confrontaciones provoca entre CCAA, debido a la aplicación tipos diferentes en función de la comunidad en la que se resida y las bonificaciones fiscales en función del parentesco con el fallecido, la residencia en el extranjero y otros factores.

 

A pesar de que existe una normativa a nivel estatal, a excepción de País Vasco y Navarra que disponen de su propio régimen fiscal, cada comunidad ha establecido sus propias deducciones a partir de las competencias que se le han asignado. Este procedimiento supone en la práctica que España dispone de tantos regímenes jurídicos como autonomías.

Las diferencias entre CCAA llegan a ser abismales, de forma que la diferencia entre dos comunidades puede superar el 30%. Esto conlleva en muchas ocasiones que se lleven a cabo medidas para intentar pagar menos por este impuesto, cambiándose de comunidad en sus últimos años de vida o bien donando los bienes intervivos.

¿En qué comunidades se paga un Impuesto de Sucesiones menor?

Las CCAA que gozan de bonificaciones del 99% son Cantabria, La Rioja y Comunidad de Madrid. En el caso de Cantabria y La Rioja la deducción se amplió con el objetivo de que no se realizara el cambio de comunidad a País Vasco para gozar de un gravamen menor. En Cataluña se aplican bonificaciones diferentes, en función de la base imponible, oscilando las mismas del 99% al 57%.

¿En qué comunidades se paga un Impuesto de Sucesiones mayor?

Las CCAA más perjudicadas son Murcia, Andalucía y Asturias. En Murcia se eliminaron las deducciones y en la actualidad se obliga pagar hasta un 30% al recibir una herencia.
Sea cual sea su comunidad se recomienda en todo momento contar con un asesor fiscal especializado en la gestión de herencias, que conoce los procedimientos a legislación aplicable y procedimientos a seguir en la gestión del impuesto de sucesiones.