Cuando se inicia una actividad se puede reducir el IRPF. ¿Sabes cómo y cuándo acogerte a la reducción del 20% ?

Los inicios a veces pueden resultar duros ya que la carga fiscal de un nuevo autónomo es difícil de asumir; esta nueva medida permite aligerar la carga. Implica reducir tu rendimiento neto, ingresos – gastos, cuando este es positivo en un 20%, y siempre y cuando cumplas los siguientes requisitos:

  • Iniciar una actividad Económica en el método de estimación directa.
  • Para beneficiarte de esta reducción del 20% en el rendimiento neto positivo no debes haber ejercido ninguna otra actividad en el año anterior o habiéndola ejercido, haber cesado sin llegar a obtener rendimientos netos positivos desde su inicio.

Periodo de aplicación de la reducción del 20% en el rendimiento neto

Este beneficio fiscal únicamente se aplica en los dos primeros ejercicios en los que el autónomo registra rendimientos netos positivos.

¿Cuándo no se aplica esta reducción?

Si más del 50% de los ingresos, proceden de una misma persona o entidad, para la cual, estuviste trabajando el año anterior al inicio de la actividad.

Importe y límite de aplicación

La reducción será del 20% del rendimiento neto positivo declarado, una vez minorado con el resto de reducciones y con el límite de 100.000€ anuales.

¿Cómo solicitar la reducción del 20% del IRPF?

Se aplicará únicamente cuando se presente la declaración de la Renta de personas Físicas en el Modelo 100, marcando la casilla 129 “Reducción por inicio de una actividad económica (artículo 32.3 de la Ley del impuesto)”, según el modelo del año 2016.

Algunos autónomos están obligados a presentar trimestralmente el Modelo 130 (Pago fraccionado del IRPF), pero en este modelo no hay que marcar ninguna casilla, ya que la reducción al ser anual sólo se indicará en el Modelo 100 (IRPF).