IRPF y declaración de la rentaA un mes de comenzar el nuevo año y por tanto con la fecha de realizar la declaración de la renta de 2015 cada vez más próxima queremos explicarte en que consiste este impuesto y sus características principales.

¿Qué es el IRPF?

El IRPF consiste en un gravamen sobre la renta que perciben en un período temporal, normalmente de un año natural, las personas físicas residentes en España. Se trata de un impuesto de carácter personal, directo y progresivo.

Se entiende que es “personal” puesto que se aplica sobre una persona física. Es un impuesto “directo” porque se obtiene de la persona sobre la que recae ese impuesto, sin intermediarios de por medio, como en el caso del IVA en el que las empresas actúan como meros recaudadores.
Por último la característica más identificativa de este impuesto “progresivo” porque existen diferentes tipos de impuestos para cada nivel de renta, lo que se conoce como tramos. Esto no quiere decir que cuando se suba de tramo la integridad de la renta tribute al tipo impositivo más alto, sino que se tributa por partes.

Por ejemplo, con una renta de 30.000 euros al año y a los 31.000 euros tu tramo cambia, los primeros 30.000 euros tributarían a un tipo de interés y los 1.000 euros serían a otro tipo de interés.

¿Quién ha de presentar la declaración de la renta?

No todos los trabajadores en activo han de presentar obligatoriamente la declaración de la renta. Sólo cuando los ingresos percibidos en un período anual por un único pagador superen los 22.000€, 11.200€ en caso de contar con varios pagadores, será obligatoria la presentación de la declaración de la renta. Esto no quiere decir que aquellas personas que se sitúen por debajo de estos ingresos no puedan presentarla de forma voluntaria.
En el siguiente artículo te explicaremos más sobre la declaración IRPF.