La desigualdad fiscal del impuesto de donaciones

Dependiendo de la comunidad autónoma donde vivas, el simple hecho de regalar una vivienda a un hijo puede salir muy caro o muy barato hablando en términos fiscales.

Un estudio del REAF (Registro de Economistas Asesores Fiscales) muestra que el impuesto de donaciones, que es un tributo que cada comunidad autónoma posee la competencia, se aplica de forma muy diferente en cada parte del territorio, siendo Andalucía y Asturias las que tienen el tributo más elevado.

Por otra parte, el REAF también remarca las diferencias fiscales entre darle dinero a un hijo para que se compre una casa o donar una vivienda. La primera opción suele resultar más económica en términos fiscales en algunas comunidades aunque en Extremadura, Castilla-La Mancha, Cataluña, Murcia o Galicia es indiferente donar una vivienda o donar dinero para comprarla hablando en términos fiscales.

Además es preferible dejar en herencia una vivienda a un hijo que donarla, ya que en la mayoría de comunidades se han fijado elevadas bonificaciones en el caso de que el patrimonio pase de padre a hijo. También hay que tener en cuenta que la donación de una vivienda equivale a su venta en efectos fiscales. Es decir, el padre que done la vivienda familiar a su hijo deberá apuntarse en el IRPF una ganancia patrimonial.

El impuesto de donaciones ha perdido peso en los presupuesto de las comunidades a medida que se han ido incrementando las bonificaciones.