impuesto sobre la renta de las personas físicasEl IRPF es el favorito de todos los impuestos.  Las siglas significan impuesto sobre la renta de las personas físicas y es el impuesto que se aplica sobre la renta natural durante un año como residente en el estado Español y por supuesto es algo fundamental dentro de la facturación para Pymes.

En la actualidad el IRPF es el impuesto más importante del sistema tributario de España, debido a su importancia cuantitativa y recaudatoria.

El IRPF es un impuesto que se ha cedido de manera parcial a las Comunidades Autónomas, así que pueden regular la tarifa autonómica y las deducciones propias de cada cuota que recaen sobre la tarifa autonómica.

Partes de la base imponible en el IRPF

La base que se impone depende directamente de las distintas rentas que puede ganar una persona física.

Una de las partes más importantes se refiere al rendimiento de las personas en el trabajo. Aunque realmente no considera todos los beneficios generados por un trabajo, sino por los que se ganan por cuenta ajena.

Otros beneficios que se ajustan al IRPF son los rendimientos de capital mobiliario.

Características del IRPF

El Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas o IRPF se caracteriza por:

  1. Ser directo porque el impuesto recae o grava directamente a la persona física.
  2. Ser personal ya que se fija en la persona y no en el bien, a diferencia del IVA.
  3. Ser subjetivo, tiene en cuenta las condiciones físicas del contribuyente de forma particular.
  4. Ser progresivo en cuanto a que a mayor base imponible se aplicará un mayor porcentaje de retención.
  5. Ser periódico porque es anual.
  6. Ser analítico porque las rentas del hecho imponible se integran en la base de forma distinta y se relaciona en función al origen.

Novedades en el IRPF

  • Los autónomos deben presentar su declaración trimestral por Internet, mediante el llamado PIN 24 Horas.
  • En lo que se refiere a los profesionales por cuenta propia pueden elegir mensualmente la cantidad por la que cotizan a la Seguridad Social.
  • Tras la Reforma fiscal de 2014, si eres un autónomo con una renta de hasta 15.000 euros tributan un 15% en IRPF en vez del 21%.
  • Si eres un nuevo autónomo y no has realizado ninguna actividad profesional durante el año pasado, aplicas el 7% durante los tres primeros años.