Gestión del impuesto de sucesiones en Barcelona

El impuesto de sucesiones se aplica cuando una persona fallece y deja sus bienes a otras personas. Estos bienes son de los que se deduce el impuesto.

Desde un punto de vista técnico, el impuesto de sucesiones es un impuesto subjetivo, personal, directo y progresivo que grava el patrimonio obtenido a título lucrativo por las personas físicas.

Para llevar a cabo la gestión convendría consultar con un abogado o fiscal para obtener asesoramiento especifico en función de cada caso.

Los sujetos que les afectará el impuesto de sucesiones son los herederos, el donatario y los beneficiarios.

Para pagar el impuesto se deben presentar los documentos y autoliquidaciones referentes a este en cualquiera de las Delegaciones Provinciales de la Consejería de Economía y Hacienda, de la Comunidad Autónoma. Estos documentos también los puede presentar el fiscal que le lleva el caso.

Dispondrá de 6 meses desde el fallecimiento, extensibles con causa justificada otros seis meses más.

Se deberá presentar, junto con el impreso oficial, el testamento, si existe, con las copias de los N.I.F de los herederos. Si no existe se deberá acompañar con los certificados de defunción, testimonio de la declaración de los herederos, los contratos de seguros de vida contratados, la justificación documental de las cargas, deudas, gravámenes y gastos que se pretendan deducir, documentación que acredite la titularidad de los bienes inmuebles del fallecido y la copia del N.I.F. de todos los herederos.

La mejor forma de tramitar el impuesto de sucesiones en Barcelona es acudir a un asesor fiscal especializado en este tipo de trámites como es el caso de Marc Bernat.