el concepto de renta En sentido tributario, el concepto de Renta son todos los ingresos que constituyen las utilidades o beneficios que rinde una cosa o actividad y todos los beneficios, utilidades o incrementos de patrimonio que se perciben o devenguen, cualquiera que sea su naturaleza, origen o denominación.

 

Se tienen en cuenta los rendimientos procedentes del trabajo y actividades económicas, los rendimientos de capital, como por ejemplo los dividendos de acciones o los intereses generados por cuentas bancarias, así como las ganancias y pérdidas patrimoniales.

Entonces, se llama renta al tipo de ingreso constante, aunque venga de distintas partes, que es mayormente controlado por entes económicos gubernamentales.

Existen distintos programas establecidos para modificar y velar por la realización adecuada de los actos económicos, en los que se cancelan deudas pendientes con órganos bancarios competentes.

Aún así, la contextualización más común del concepto de renta, reside en el pago de deudas contraídas con un individuo o empresa, por ejemplo: durante el alquiler de una casa o propiedad, el dueño puede condicionar a un cliente el pago, el que puede cancelarse en ciertos intervalos de tiempo.

A la hora de hacer la declaración de la renta, existen deducciones para determinados gastos fijados por el Estado y aplicables a todos los residentes en España que tengan ingresos económicos.

¿En qué se diferencian el IVA y el IRPF?

Para empezar, el Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) es un impuesto indirecto. Existen diversos tipos de IVA, con el objetivo de que los productos de primera necesidad tengan un tipo de grave inferior a aquellos que son bienes secundarios o de lujo.

El IVA es un impuesto proporcional y tiene efecto regresivo sobre la renta de los consumidores, mientras que el IRPF es progresivo.

¿Por qué es regresivo el IVA?

Porque las personas con menos ingresos tienen que destinar un mayor porcentaje de su renta a adquirir una cesta de la compra de productos básicos que aquellos individuos con elevados niveles de ingresos.

Otra de las diferencias más destacables entre IVA e IRPF radica en el hecho de que el primero es un impuesto indirecto, mientras que el segundo es un impuesto directo (grava de manera directa la renta de las personas físicas).

En el próximo post traeremos todos los detalles sobre la declaración de la renta en el 2018 cambios y novedades.