Qué tener en cuenta al hacer la liquidación del IVA

El IVA (Impuesto sobre el Valor añadido) es un impuesto indirecto que recae sobre la adquisición y que soporta del cliente final.

Este impuesto neutro agrava el consumo, haciendo que las empresas no sean directamente las que pagan dicho impuesto, pero si son las que lo recaudan para el Estado.

IVA soportado e IVA repercutido, ¿Cuál es cuál?

Es importante distinguir y saber la diferencia entre IVA soportado e IVA repercutido. IVA repercutido: Es aquel importe del impuesto que emitimos en nuestras facturas de venta por los servicios prestados o los bienes vendidos a terceros,  empresas o consumidores finales. Por ejemplo si vendemos un bien por 100.000 y el IVA es del 21% en la factura emitiremos un importe de 121.00. Por otra parte, el IVA soportado es aquel que el empresario o autónomo tiene que afrontar por los servicios o bienes que necesita para poder efectuar su actividad profesional.

¿Qué modelo de liquidación he de presentar?

Existen diferentes modelos para liquidar dicho impuesto. El modelo 303, de autoliquidación del IVA es el modelo más utilizado. Se presenta trimestralmente, exceptuando algunos casos en los que se presenta mensualmente. En el modelo 303 se utiliza como mecanismo para que aquellos autónomos y sociedades mercantiles que estén obligados a tributar por este impuesto puedan notificar sus saldos de IVA a Hacienda.

Por otra parte, la liquidación del IVA se puede hacer a través del modelo 390, que es un modelo de resumen anual del IVA. Se presenta durante los primeros 30 días naturales del mes de enero siguiente al año al que hace referencia la declaración.

Si cuenta con alguna dificultad para hacer la liquidación del IVA no dude en contar con los servicios de Marc Bernat asesores, expertos en legislación fiscal. Contacte con nuestros asesores de Barcelona a través de nuestro formulario web, estamos en Vía Augusta, 153-157, Barcelona.